Acerca de Danilo. Del fracaso en la escritura del Nombre del Padre a poder hacer uso del Nombre del Padre.

Danilo es un joven que consulta a instancias de sus padres a los 14 años, porque sufre de una enfermedad autoinmune. Esta se desencadenó a los ocho años. Se trata de una afección que se inicia con una inflamación de los ojos.

Danilo había perdido en el momento de la consulta, un gran porcentaje de su agudeza visual.

Estaba todo el día en su casa durmiendo, encerrado en su cuarto. Había repetido en el momento de la consulta, el primer año del Bachillerato.

Consultan en primera instancia sus padres. Lo hacen porque habían leído desarrollos de mi autoría sobre el tema. Les interesó la hipótesis de que nos encontramos en estos casos con una grave falla de la Función Paterna. En la primera entrevista que tengo con ellos, el padre de Danilo plantea que está muy preocupado por la enfermedad de Danilo que ya lleva seis años y porque el joven ha repetido el primer año de la escuela secundaria. Danilo es el único varón de sus cuatro hijos.

El padre dice que él es el hijo mayor de un matrimonio que ha tenido cuatro hijos varones y una mujer. Me aclara, que dos de sus hermanos han padecido desestabilizaciones psicóticas. Me dice, por otra parte, que él tenía una muy mala relación con sus padres, que nunca lo habían escuchado ni se habían preocupado por él. El padre de Manuel o sea el abuelo de Danilo, tenía actitudes violentas y autoritarias. Me dice también que atravesó muchas vicisitudes para poder concluir sus estudios secundarios, repitió muchos años. 

Finalmente concluyó su secundario en un Magisterio de Arte dónde conoce a su mujer (madre de sus hijos) y once años menor que él. Manuel, repitió cuatro veces el primer año. La idea de que su hijo varón repitiera su historia lo atemoriza. En su discurso en esa primera entrevista que la analista tiene con él, ubica a Danilo en una misma línea con sus hermanos psicóticos (tíos de Danilo). 
Cabe destacar que poco tiempo después de esta entrevista, el hermano menor del padre, Pablo, también padece una desestabilización psicótica. 

La madre dice en una entrevista que tengo a solas con ella, que Manuel no se ha hecho cargo de Danilo hasta que este se enfermó. Dice haber leído desarrollos míos con relación al tema de la falla de la Función Paterna en los casos de psicosomática y está preocupada. En realidad ha elegido consultar conmigo porque le interesó ese planteo. Ella dice sentirse sola y no escuchada por su marido como también ella dice se siente Danilo.

  • Primer momento de la cura

En las primeras entrevistas, Danilo plantea que en realidad no se encuentra muy preocupado por su enfermedad, aunque está cansado de tantas intervenciones quirúrgicas. Desde el momento del desencadenamiento hasta el momento en que realiza la consulta lo habían sometido a ocho.

También está muy preocupado porque había repetido de año. No quería que le volviera a suceder. Piensa que como le dijeron que soy “especialista” en el tratamiento de adolescentes, tal vez pueda “curarlo” y que no le vuelva a ir mal en sus exámenes. 

Está casi todo el día jugando al football y al basquet en la “play station”, ahí no corre peligro. El resto del día duerme. Prácticamente no tiene amigos. Al único amigo que tiene, sólo lo ve durante las vacaciones. Así, pasa todo su tiempo libre de vigilia, frente a la computadora y escuchando música encerrado en su cuarto.

En las primeras entrevistas con Danilo, aparece toda realización de deseos como peligrosa. En su discurso, la madre también parece ser un factor de peligro y de mortificación. Así dice: “….mi mamá grita y molesta”, “…. mamá fuma y me hace mal.” Cuando le pregunto en una de esas entrevistas, si había algo que le gustara y que no le hiciera daño, responde que “sólo la música”.

Le gusta tocar la guitarra. Ha sido su tío, el hermano menor del padre, Pablo, que tiene sólo unos años más que él quien le ha enseñado a tocar ese instrumento. Dice en ese momento, que no puede tocar la guitarra porque “tiene una cuerda rota”. En relación a esta cuestión, ni en la primera entrevista en que introduce el tema ni con posterioridad puede interrogarse en relación a esto. La única explicación que da acerca de por qué pese a que le encanta tocar la guitarra no lo hace, es que su guitarra “tiene una cuerda rota”.

Repite que para cambiar una hay que cambiar todas. Esta explicación enigmática, me acabó resultando atribuible a la patología de su maestro de guitarra que es como antes dije, el hermano menor del padre.

Comienza a formular la preocupación acerca de si iba a poder jugar al football en la escuela ya que sus profesores están muy preocupados por la responsabilidad que les incumbiría si a él le pasa algo en los ojos jugando. Esto le angustia mucho. 

Me pide un certificado para el Colegio en que diga que es muy importante desde el punto de vista psicológico que él juegue al football para que los profesores le permitan hacerlo y para tramitar el pago de un protector para los ojos en su Obra Social. Me aclara que en la escuela sólo le permitirían seguir jugando al football con dicho protector de la vista. Escribo el certificado y al hacerlo lo respaldo en su deseo y acoto el temor de sus profesores que en realidad es también el suyo. 

Se produce a partir de aquí, un giro en su posición subjetiva, instalándose de manera decidida en el análisis.

Comienza a jugar al football en la escuela y esto le posibilita hacer lazo con nuevos amigos. Estos lo incluyen en partidos fuera de la jornada escolar y comienza a salir con ellos los fines de semana. Empieza a concentrarse en el estudio y le va bien en las materias.

Me dice que en su casa todo es un desorden. Por ejemplo, la madre consiente demasiado a su hermanita y el padre la reta demasiado. Me pide que tenga una entrevista con los padres para ordenar un poco el desorden de su casa. 

  • Segundo momento de la cura

Como efecto del trabajo analítico, Danilo logra enfrentar los exámenes y pasar de año. Por otra parte, puede seguir adelante con su deseo en relación a la música. Tocar la guitarra, articulado a la iniciación en esta actividad por el tío que desencadena una psicosis, como antes dije, se le vuelve conflictivo: “tiene una cuerda rota” que “no puede reparar”. El análisis propició que pueda seguir adelante con su deseo en relación a la música aún, con la “cuerda rota”. El deseo en relación con la música más allá de tocar la guitarra es muy importante para él. Es un placer que le ha sido transmitido por su padre quien es Profesor de arte. Asisten a los mismos recitales, aunque en el decir de Danilo “cada uno por su cuenta”. Comienza a tocar el teclado en una banda organizada por el novio de su hermana mayor, con quien también juega al football los fines de semana. Cabe aclarar que ha sido esta hermana quien ha buscado y encontrado, una analista para Danilo. Es ella quien ha sugerido mi nombre a los padres. 

Fabian, el novio de la hermana, de alguna manera ocupa el lugar para Danilo, de un padre sustituto que lo acompaña y alienta en todos sus deseos. 

  • Tercer momento de la cura

Su deseo por la música se sostiene. Alentado por el novio de la hermana que es un joven unos años mayor que él, decide dar los exámenes para entrar en el Conservatorio Nacional. Dice estar muy entusiasmado porque en el Conservatorio va a obtener dos títulos: uno de maestro primero y con posterioridad uno de Profesor. Títulos que están articulados en él, a rasgos significantes paternos. Cabe destacar que el análisis le ha posibilitado tomar estos rasgos significantes paternos más allá de las dificultades de la persona del padre en ejercer su función. Es muy importante para él la música y también el lugar del ser Profesor de música. Me dice que para él la educación es la única vía posible para superar la violencia característica en la historia de la humanidad en la relación entre los seres humanos entre sí. El devenir Profesor de música le posibilitará propiciar que otros no queden expuestos a la violencia. Danilo dice que siente que su vida ha tomado un cauce. 

Seguir por el “cauce” de su deseo, le posibilita poner un coto al deseo mortífero del Otro que aparece encarnado en primer lugar en la madre y más adelante en su discurso, en algunos de sus compañeros de Colegio que lo quieren pasar, gozar. Así dice: “….Si alguno de mis compañeros me quiere pasar, imponer sus condiciones, no me importa porque yo tengo la música y la música supera a que alguien te quiera pasar”.

El análisis posibilitó que Danilo haya podido tomar del padre aquellos rasgos significantes que han propiciado el advenimiento de su deseo. Se ha separado de la alienación al discurso de la madre para quien todas las dificultades de Danilo se deben a que ha tenido un mal padre. Puede desarrollar su gusto por la música, que ha sido transmitido por el padre y por el hermano del padre y propiciado por ese sustituto paterno que es el novio de la hermana. Gracias a la música dice él: “Si te quieren pasar no importa, yo tengo la música y eso me permite estar en otro lugar”. Esta frase da cuenta de que el está más allá de las rivalidades especulares y el tiene la música para poner un coto al Deseo agresivo del Otro. Por otra parte, ejerciendo la docencia en música piensa que propiciará que otros pongan un coto a ese Deseo mortífero del Otro, frente al cual él se sentía paralizado al inicio de su análisis.

Por otra parte comienza a escribir. Me dice que su padre ama la poesía y le transmitió ese amor. Danilo gana un concurso literario y comienza a pensar en seguir también, la carrera de Licenciatura en Letras.

El poder seguir adelante con la música y la escritura da cuenta de que Danilo puede comenzar a hacer uso del Nombre del Padre. Su deseo por la música, por las letras y por la educación está articulado a rasgos significantes del padre. 

Poco tiempo después del momento en que puede comenzar a hacer de manera singular, uso del Nombre del Padre, uso del Nombre del Padre que se pone en juego en el acto de decidir entrar al Conservatorio y en el de presentarse a un concurso literario, los médicos le hacen una serie de estudios clínicos que dan como resultado que la enfermedad había remitido en un ochenta por ciento y que por otra parte, Danilo había recuperado la totalidad de su visión. Esto sucede después de tres años de análisis.

Cabe destacar que un año antes los médicos habían tenido que suspender la medicación que estaba tomando porque había comenzado a tener problemas renales como efecto de los corticoides que había tomado durante ocho años. Pese a esto, la enfermedad involucionó de manera relevante, para gran sorpresa de los médicos.

En ningún momento del recorrido de este análisis Danilo ha hablado de su enfermedad salvo para decirme que había remitido.

Cabe destacar que en ese momento, en que los médicos diagnostican la remisión de la enfermedad, el padre comienza a boicotear el análisis de Danilo. 

Voy a agregar un dato que me parece interesante: en una entrevista que la madre tiene conmigo, en un momento muy avanzado del tratamiento de Danilo, ella me dice que un familiar cercano, pocos días antes le había contado que su marido, es decir el padre de Danilo, había intentado seducirla muchos años atrás.. Esta escena fue vista por Danilo y sucedió cuando Danilo tenía ocho años, un tiempo antes del desencadenamiento de la enfermedad. Me pregunto si la visión de esta escena no está articulada al desencadenamiento la enfermedad.

Reflexiones

A partir del relato del recorrido de este análisis, voy a tratar de dar cuenta como a partir de la dirección de la cura el Nombre del Padre pudo comenzar a operar más allá de la persona del padre.

En primer lugar, pienso que mi intervención relativa a aceptar la demanda de Danilo de darle un certificado que le posibilitara un “protector para los ojos” para que le permitieran en la escuela jugar al football, propició que se instalara en el análisis.

Hipotetizo que esa escena que Danilo habría visto, en que el padre seduce a una mujer que es un familiar cercano pero que no es su madre, provoca el desencadenamiento de la enfermedad. En el marco de esta investigación, he podido señalar en distintos casos clínicos que frente a coyunturas vitales frente a las cuales un sujeto podría responder con un síntoma o un acting, en algunos sujetos la respuesta subjetiva es la enfermedad.

Formulo la hipótesis que esta escena ha tenido para él un valor traumático. Por eso me pregunto si en la demanda de Danilo de que yo escriba un certificado que le posibilite obtener un “‘protector para la vista” no está en juego el llamado a un padre que ponga un límite protector a lo que se ve y a lo que el padre de la realidad muestra. El hecho de que yo haya escuchado este llamado, y haya escrito ese certificado, propició que él se instalara en el análisis y que por otra parte, comenzara a llevar adelante su deseo en relación al deporte. Esa intervención estuvo en la línea de lo que como ya nos dice J.Lacan (1960) (a) en la “Subversión del sujeto y dialéctica del deseo en el inconsciente freudiano” es la función del padre: “unir el deseo a la Ley” en el sentido de que posibilita a un sujeto el poder hacerse responsable de su deseo. Así, vía mi intervención se pone en juego el Nombre del Padre que instaura una mediación simbólica en relación a ese real que ha devenido traumático. Irrupción de lo real asociado a esa escena dónde el padre no es el padre muerto, padre simbólico, que puede unir “un deseo a la Ley”, del que nos habla Lacan (1960) sino está más del lado del padre de la horda. 

Esta intervención posibilita que Danilo se instale en el análisis y que se produzca un giro en su posición subjetiva. 

Por otra parte, la demanda de Danilo para que yo tenga una entrevista con los padres porque en su casa todo está muy desordenado está en la misma línea de un llamado a un padre simbólico.

En un segundo momento, Danilo puede comenzar a desarrollar su deseo en relación a la música y a las letras y comienza a hacer lazo con amigos. Cae su identificación imaginaria al padre en relación al fracaso en el estudio.

Ya en un tercer momento, puede hacer un uso singular del Nombre del Padre en su acto de decidir entrar al Conservatorio Nacional y en el acto de presentarse a un concurso literario.

Danilo tiene ahora la música y la posibilidad de "tener dos títulos" gracias a ella. Títulos que le posibilitan enfrentar la vida y no quedar expuesto a ese deseo del Otro que él experimentaba como mortífero y que lo llevaba a quedarse encerrado por temor, en su casa, frente a la computadora. La prevalencia del registro de un Otro imaginario y terrible en su omnipotencia se ha acotado: “….si me quieren pasar no importa, ahora yo tengo la música”.

Danilo continúa desarrollando su aprendizaje con relación a tocar el piano y participa con la banda que organizó el novio de su hermana en presentaciones musicales en público. 

Por otra parte, ha desarrollado un gran placer por la escritura, deseo que en el marco del análisis plantea haber heredado del padre que ama la poesía. Su deseo en relación a la música y a las letras lo orienta ahora, en la vida. 

Pienso que el Nombre del Padre en este caso, había sido afirmado pero operaba muy fallidamente. El nombre del Padre estaba pero no operaba. El orientar la cura hacia que pudiera recuperar rasgos significantes paternos referidos al amor por el arte propició la nominación simbólica. Esta operación permitió que él pudiera llevar adelante su deseo en un inicio, ubicado en relación a la práctica de deportes que le propició hacer lazo con amigos y con posterioridad, su deseo en relación a la música y las letras.

A partir del análisis de este caso, he querido dar cuenta de cómo a partir de pensar la posibilidad de orientar la cura en los casos de sujetos que padecen dolencias psicosomáticas, hacia una “reparación” o “suplencia” del Nombre del Padre que propicie la operación de nominación simbólica se puede producir un anudamiento diferente. La nominación simbólica en el marco de la dirección de la cura en este caso, ha posibilitado un anudamiento nuevo de la estructura, que ha implicado una regulación de goce diferente, que tuvo como efecto el descongelamiento de ese “goce específico en su fijación” del cual nos habla Lacan, a propósito del fenómeno psicosomático. (b)

Pienso que la indudable remisión de la enfermedad autoinmune, ha sido consecuencia de esa nueva regulación de goce que la dirección de la cura ha propiciado. 

Bibliografía

   a. Subversión del sujeto y dialéctica del deseo en el inconsciente freudiano. Escritos2. Siglo XXI Editores argentinos. Buenos Aires.2002. 

   b. Conferencia de Ginebra sobre el Síntoma. Intervenciones y textos. Ed. Manatial. Buenos Aires.1988.